Colonia Obrera de Carolinas [I]: ORÍGENES del BARRIO

00_alicante-a-finales-del-xixLa colonia obrera del barrio de Carolinas, que surgió tras las últimas crisis sanitarias que afectaron a Alicante en los veranos de 1884 y 1885, tuvo un parto político y otro natural, confundidos y solapados luego por la historiografía.

El alumbramiento simbólico del barrio se produjo con la epidemia de 1884, falsa alarma ante la aparición de algún caso sospechoso, localizado en una niña que había regresado de Argelia con su familia.

Al caso de esta familia de la calle Navas puesta en cuarentena, a cuya cabeza estaba el federal Juan Mas Dols, siguieron otras deportaciones al lazareto de observación montado en el Alto de Los Ángeles, que se llenó no solo del que manifestó síntomas más o menos propios del cólera, sino también de todo el que se atrevía a toserle a la autoridad, incluso de quién se acercaba por los barracones de madera a llevar víveres a los internados1.

A pesar de que fueron desplazadas hasta el hospital de coléricos varias decenas de familias por orden gubernativa, el brote fue controlado en días y el diagnóstico apuntó a enfermedades comunes; silenciando las manifestaciones en las calles a base de palos, las críticas de la prensa encarcelando a algunos redactores, y las discrepancias de parte de los médicos municipales con ceses y procesamientos.

Poco después, el lazareto del Alto o Cerro de Los Ángeles situado en los que hoy son las instalaciones de Aguas de Alicante, fue clausurado y demolido tras una rápida desactivación de la alarma sanitaria, siendo desplazados los ingresados a la falda norte del Castillo.

La importancia de aquel primer lazareto del verano de 1884, fuera de los límites físicos del barrio, se debe a que el paraje actuó siempre como cordón umbilical entre generaciones de vecinos que lo nombraron por aclamación popular con el topónimo de Cerro de la República, convirtiéndose con el paso de los años en lugar de esparcimiento y celebración popular de actos cívicos como el 1º de mayo, el 11 de febrero y otros.

..no falto concurrencia en Los doce Puentes, en La Cantera, en el Cerro de la República y demás sitios escogidos para esta clase de fiestas”2.

La razón más probable de esta denominación, habría que buscarla en que el sitio había sido escogido por las tropas napoleónicas para acampar y bombardear la ciudad de Alicante en enero de 1812; pero además debemos entenderlo como una especie de desacralización del topónimo Cerro de los Ángeles, que siempre fue el más utilizado.

..hace unos días cumpliose el aniversario de la proclamación de la República en España. Ya no hay cerros de la República, ni banquetes ni algaradas. Tan solo unos artículos de puro romanticismo, por el que dirán y nada más…”3

No podemos confirmar que estas fueran las razones últimas del topónimo, pero el caso es que quedaría registrado de forma simbólica en la partida de nacimiento civil de la primera calle del barrio, la de La República; y en el sobrenombre del propio barrio que se cita en ocasiones como del Cerro de La República.

30m1887

En cualquier caso, algo de todo ello debió haber ya que sabemos que aquel lazareto para coléricos del verano de 1884 se ubicó allí por la cercanía de un antiguo manantial, el cual había sido objeto de un ambicioso proyecto de extracción de aguas subterráneas que se demostró como un gran fiasco, con graves acusaciones para el ingeniero francés que inició el proyecto.

Del pPOZO ARTESIANOozo artesiano de Los Ángeles dicen que van a salir demonios. Y tanto diablo como anda suelto por ahí…¡Buena se va a armar!”4

Yendo al origen inmediato y, por tanto, al parto natural del barrio, nos trasladamos al verano siguiente cuando de nuevo se decretó la invasión generalizada de cólera, esta vez con base sanitaria real, y se retomaron las deportaciones masivas desde los barrios pobres [San Antón, Las Provincias..], ahora a otro lazareto ubicado en el Plá del Bon Repós, hecho con pequeñas barracas para cada 1 o 2 familias, diseminadas por la zona.

..dentro de pocos años hemos de ver el Plá del Bon Repós completamente trasformado y trocado lo que era antes un campo erial, en una animada, alegre, pintoresca barriada, abierta a todos los vientos y saturada de oxígeno puro, lo que el pobre necesita para vivir y de lo que carece en los inmundos cuchitriles que la explotación ha levantado..”5.

Alejado el peligro y enterrados los muertos, se habló del federal e internacionalista Antonio Jornet donando la madera necesaria para la construcción del lazareto, o de los propietarios de los baños del Postiguet que las levantaron en un plis; pero sobre todo de un centenar de pioneros que decidieron quedarse cerca de allí tras la epidemia, constituirse en Cooperativa de Obreros y adquirir los terrenos a buen precio a filántropos republicanos como Román Bono Guarner o Juan Aquilina Torregrosa, que echaron una mano.

..Este barrio se llamará de Obreros, y sabemos que son muchos los solares que la sociedad propietaria de los terrenos ha vendido estos últimos días..”6.

00_plano-alicante-1897

A diferencia de otros planes urbanos en marcha -Benalúa, San Blas…- la intervención administrativa se limitó aquí a cuestiones secundarias como legalización, accesos, etc.., y las viviendas se levantaron en formato de auto-construcción, siendo vendidas al precio de 1,5 pts/m2, a pagar en plazos de 35 pts durante 6 años7.

Con dos partos, uno político y otro natural, es lógico que el barrio tuviera dos nombres y aunque se nombró siempre de Carolinas, al principio fue citado en la prensa local como del Pla del Bon Repós.

..En el Pla de bon repós -barrio de las Carolinas-, cayó una exhalación en una casa donde se hallaban once de familia, produciendo grandes destrozos en la finca, sin que, milagrósamente, haya que lamentar desgracia alguna personal.”8.

TenemLa Unión Democrática-Alicante 12-07-1887os motivos para pensar que su denominación popular no fue asumida de forma oficial hasta que las reivindicaciones vecinales se hicieron oír como una sola voz en demanda de mejoras de agua e iluminación, hasta que se agudizaron los problemas de abastecimiento de productos básicos y los conflictos con los guardas de consumos, y hasta que a un ocurrente periodista le dio carta de naturaleza en un semanario local muy vendido.

..Por la carretera de Villafranqueza se encuentra las Carolinas, toma ese nombre de las célebres islas, que tanto gusto dieron allá por el año 84 [..] En estas creo que se han apoderado con más facilidad, no se si los ingleses, pero si muchos igorrotes que promueven cada escándalo que no es posible que evite el celoso alcalde pedáneo..”9

Este tipo de comparaciones con salvajes de lejanas islas, bastante frecuentes, servían para marcar el carácter insular del barrio y de sus vecinos, no solo por el hecho de que su primera forma urbana recordara desde lejos al archipiélago por el panorama de casas, barracas y talleres, proliferando sin orden aparente, o porque el contexto de su nacimiento incluyera un conflicto colonial en toda regla con Alemania.

..El nombre de Las Carolinas data de la época en que se desarrolló la cuestión hlspano-alemana acerca de estas islas. Un señor que tuvo allí fábrica de cuerdas de guitaría, le dio por decir, al despedirse de los amigos para ir á aquélla: —Me voy á Las Carolinas. Ocurrencia quo bautizó con eso nombre al naciente barrio..”10

Lo que nunca contará la historiografía oficial es que, como los igorrotes, los colonos y obreras de Carolinas siempre mostraron Igorrotes en USA_art02-11apego al territorio, asentados ambos entre cerros y ramblas desde donde se veía el mar, que no olvidaban que habían sido igualmente deportados o desplazados de forma arbitraria para ser explotados como mano de obra en la manufactura de tabaco, unos en las plantaciones de las montañas y otros en la fábrica del estado a las puertas del barrio, y que se defendieron de aquellos calificativos de incivilizados, peligrosos y apestados con que los retrataba la prensa burguesa, mostrando su identidad díscola y comunitaria, faro de libertad y resistencia para las comunidades aledañas, frente al mal endémico del capitalismo11.

Lo que nunca contará la historia es que la colonia obrera de Carolinas nació fruto de la solidaridad y la iniciativa colectiva, impregnado de cierto componente anticolonialista y conectado con las inercias del primer socialismo local.


NOTAS:

  • 1La familia del consignatario marítimo Juan Mas llegó al puerto de Alicante a finales de julio, a bordo del vapor Buenaventura, capitaneado por el capitán Lagier. Ver, El Graduador 23-07, 03, 04, 05, 07, 17 y 19, 23-09, 02-10-1884; El Serpis 04-09-1884.

  • 2El LUCHADOR 03-04-1923. Además, parece ser que ya existió un lazareto con carácter previo en la misma zona, al menos documentado durante una epidemia en el año 1559, y que funcionaba también en 1811. Ver, El Constitucional 07-05-1879; El Popular 17-06-1912.

  • 3La LEALTAD 15-02-1915. Nos remite al Cerro de Los Ángeles en Getafe, considerado el centro geográfico de la península y cargado de simbología católica. Ver, El Popular 11-06-1912.

  • 4El CONSTITUCIONAL 14-09-1879. La polémica sobre el pozo de la partida de Los Ángeles, el cual prometía el florecimiento industrial de la ciudad, se inició con sus primeras perforaciones en 1879, y no termina hasta que se abandona definitivamente el proyecto en el verano 1884, y pasar a ser adquirido poco después por una nueva sociedad, al frente de la cual estaba el acaudalado republicano Román Bono Guarner. Ver, El Constitucional 07-05-1879, 19-08-1882, 11-02-1885; La Unión Democrática 20-04-1880, 04-03-1883.

  • 5El CONSTITUCIONAL 22-05-1887. Una de sus primeras calles debió ser la de Tabarca, quizás aludiendo a los habitantes de la Isla Plana-Nueva Tabarca, conocida como la Isla de la Cuarentena, que se negaron a admitir más gente durante la epidemia de 1885, contribuyendo a que se eligiera al Plá como ubicación del Lazareto. Ver, La Ilustración 02-08-1885; La Época 22-08-1885; Diario de Alicante 26-05-1925; El Graduador 20-01-1886.

  • 6El LIBERAL 03-06-1887. Bono Guarner fue quien introdujo las primeras maquinas de vapor en la ciudad, fundando una fábrica de chocolates y destacando como empresario cultural -teatro Circo y teatro Español-. Juan Aquilina fue fallido candidato izquierdista por Villajoyosa en 1886, administrador de la empresa de los Baños de Orito y propietario de un depósito de sal en la capital. También intervino el ingeniero Pascual Pardo Gimeno, responsable de la edificación del barrio de Benalúa, al que suponemos al frente del proyecto a efectos administrativos desde 1884. Ver, Bases para el establecimiento de una Cooperativa de Obreros en la ciudad de Alicante. Fundada por Don Pascual Pardo y Gimeno. Año 1884. Alicante, Imprenta de Costa y Mira, 1884, 113 pag, 16 cm; en ALBERT: La imprenta en la provincia de Alicante (1602-1925), Instituto de Estudios Alicantinos, 1971, p. 162. El Liberal 24-08-1887.

  • 7Añadir que ya existía en Alicante una Cooperativa de Obreros en los años del sexenio democrático y muy probablemente ligada a la FRE-AIT, y otra titulada Sociedad de Obreros en 1881, ligada entonces a la FTRE. Ver, El Municipio 20-11-1872; El Constitucional 12-01, 31-03, 22-05, 12-06, 04-10-1887; El Liberal 13-05, 05-07, 24-08-1887; El Graduador 29-04, 04-06-1887; La Unión Democrática 12-05-1887.

  • 8El ALICANTINO 17-09-1890. Allí se quiso instalar antes el cementerio, e incluso la plaza de Toros. Ver, El Constitucional 14-01-1880, 01, 05 y 09-07, 01-08-1885.

  • 9El CULLEROT 14-03-1897. La etnia de los igorrotes no era original de las Islas Carolinas, radicaban en las montañas del archipiélago Filipino, por entonces enfrentados a los colonizadores españoles.

  • 10HERALDO de Madrid 19-03-1902. Existían otros barrios de Las Carolinas en capitales de provincia como Huelva, Madrid -distrito de Usera- o Barcelona -Santa Coloma de Gramanet, también creados por la misma época y caracterizados por situarse alejados del ensanche urbano, por ser muy pobres o porque ..“viven en la mayor ignominia y miseria, sin práctica ni conocimiento alguno de la religión..”, La Correspondencia de España 14-06-1894.

  • 11Con la entrada del siglo se fue reforzando la idea de su peligrosidad, citándose con frecuencia la abundancia de tabernuchos y maleantes, cuando no las noticias alarmantes sobre tiros y escándalos en las tabernas y cafés de la zona. Sin embargo, son habituales las quejas conjuntas que presentan a las autoridades y varias denuncias colectivas ante el Gobernador contra los guardias municipales por detenciones arbitrarias o abusos de los guardas de consumos. Ver, El Alicantino 18-08-1894; La Correspondencia de Alicante 15-11-1900; La Voz de Alicante 25-01, 23-08 y 03-09-1906. El Nuevo Alicantino 27-09-1895; La Correspondencia Alicantina 26-04-1900, 06-08-1901, 24-04 y 24-08-1902, 10-05-1904; La Correspondencia de Alicante 26-08-1902; La Voz de Alicante 05-02-1906.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s