Gabarró y Ferrer [I]: El TREN a FRANCIA

00_Cab-ElFilldelaViuda_AlicanteLa mayoría conoce a Ferrer Guardia, pero bastante menos sabemos de otro ecléctico pedagogo, Bartolomé Gabarró y Borrás [Igualada, 1845 / Barcelona, ¿..?], con quien estableció una extraña relación en el plano biográfico, pero también pedagógico.

Bartolomé Gabarró, cura apóstata de larga vida y negro pasado, sufrió su primera conversión vital en 1876, y se dice que se despojó de sus hábitos para dedicarse en cuerpo y alma a la difusión de la enseñanza aconfesional, pasando a convertirse en la década siguiente en el patriarca del primer laicismo en Cataluña y por extensión en el resto de la península.

Y llegó á tal gradó la perversidad de esos miserables, que hasta algunas beatas se entretenían en dar caza á unos inofensivos pajaritos, á los cuales por el solo hecho de llevar estos en catalán, el nombre de «gabarró», parecido al del expresado cura, los colocaban vivos en una jaula, y conducida esta por aquellas fieras á la calle de Magatsem donde la escuela estaba situada y prendían fuego debajo de la jaula haciendo auto de fé con los inocentes pajaritos que morían achicharrados, sólo para demostrar que quemaban vivo en ella al rabioso hereje cura Gabarró..”1

Méritos para recibir tanta atención por parte de la milicia negra no le faltaron, ya que había dejado los hábitos para dedicarse profesionalmente a ejercer de disidente político, peligrosamente cercano a los anarquistas, por ejemplo fundado a principios de los 80 la Confederación española de enseñanza laica, adscrita a la Liga anticlerical; así como dirigir diversos periódicos radicales de Barcelona, destacando entre ellos El Eco de la Enseñanza Laica [1881-82] y sobre todo La Tronada [1881-89].

diablillo de la prensaHace años que Gabarró recorre los pueblos de Cataluña y Andalucía, haciendo gala en clubs y ateneos, de su odio de apóstata a la religión de Jesucristo, y repartiendo a la niñez inconscientemente en las escuelas ateas que logra fundar con el dinero de los sectarios..”2.

Podemos decir a modo de introducción que fue el activista librepensador más caracterizado de su tiempo, siendo delegado a varios congresos en nombre de los grupos españoles [Roma 1883, Amberes 1885, París 1889], y fundando escuelas laicas sobre todo en Cataluña pero también en Alicante, Valdepeñas, Sevilla, Cádiz, León, Santander, Bilbao o Almería.

Convencido de que la emancipación del pueblo debía hacerse a través de la educación, fue tildado de enemigo público número uno, aunque en verdad su discurso no tenía tanto de revolucionario, como de provocador para los oídos de la España de finales del siglo XIX.

“¿Por qué son necesarias? Porque donde hay libertad o tolerancia de cultos es sagrada e inviolable la conciencia y libre albedrío del hombre; más como en las escuelas oficiales no hay esa libertad… son necesarias las Escuelas Laicas, únicas donde caben todos los credos…”3

trenafrDurante el XIX el tren a Francia no transportaba solo personas y mercancías, sobre todo llevaba ideas subversivas de un lado a otro de los Pirineos.

Iniciamos nuestro relato cuando el doctor Gabarró conoce en el tren a un joven y entusiasta Ferrer Guardia, en algún momento entre 188o y 1885, siendo éste interventor en ruta en la línea M.Z.A. entre Tarragona y la frontera francesa; según admitió años después el propio Gabarró cuando fue llamado a declarar tras el atentado de Mateo Morral.

Si no recordó mal fou Gabarró qui introduí el laicisme a Catalunya, i un altre home, en Francesc Ferrer i Guardia, va lograr després de Iluites cruentes, després de freqüentíssimes embestides amb el caciquisme i la reacció, implantar, incrustar en terres catalanes la Escuela Moderna..”4.

Lo que no contó y bien pudo suceder, fue que el joven revisor Ferrer se presentó ante Gabarró discretamente, y como correligionarios y hermanos masones que eran, acabaron en algún rincón del tren hojeando la biblioteca que había creado en el tren para uso de los viajeros, y hablando sobre humanismo y educación popular.

Así mismo, es muy probable que Gabarró le pasara alguno de sus libros anticlericales o algún ejemplar de su periódico, ya que por entonces andaba de aquí para allá vendiéndolos a porrillo; o que comentaran la posibilidad de fundar otra nueva escuela laica en Alella, población natal de Ferrer, donde se sabe que abriría Gabarró una en 1886, ligada al grupo librepensador local.

El domingo corría muy válida la noticia de la llegada del papá de los anarquistas y da la criatura ó criaturas, que en esto me harán gracia sus lectores si no estoy muy enterado, pues la gente se largó por la carretera de San Hipólito y estación del ferrocarril en número tal que no parecía sino que en el tren debía llegar algún altísimo personaje célebre por sus antecedentes..”5.

Suposiciones a parte, Ferrer sí admitió de forma indirecta su vínculo con Gabarró cuando fue acogido y escondido en Sallent por el padre de Joan Puig Elias, 1885, ya que mencionó entonces la creación de la escuela laica en Sant Feliu de Guixols, marzo de 1885; y además Ferrer había vivido en Granollers, dónde se fundó una escuela laica en 1883, adscrita a la red escolar de Gabarró desde 18856.

Lo que tampoco comentó Gabarró en su declaración ante el fiscal, fue que su vínculo con Ferrer se prolongó al menos hasta 1894, coincidiendo con el periodo en que ambos permanecieron exiliados en Francia. Ferrer por verse implicado en el levantamiento republicano de santa Coloma, según afirmó él mismo, y aquel meses más tarde por haber sido condenado por escarnios a la religión a 4 años de prisión; cuando no hastiado de la inquina de los emisarios de la reacción, que le obligaron a salir por piernas en alguna ocasión y a tomar medidas para defenderse en los últimos meses que pasó en España antes del exilio.

Oyeron la pregunta varios chicuelos, y comenzaron a gritar: esta es la mujer de Gabarró. Los muchachos siguieron a la señora un rato, y la comitiva de curiosos fue engrosando con gente de mayor edad. Uno de los que formaban el grupo dijo: matarla. A poco este era el grito de guerra de la comitiva, la cual comenzó a arrojar tomates, patatas y piedras. La víctima de aquellos cafres se refugió en un café..”7

Gabarró, al que llamaron el Papa librepensador, también ocultó de forma premeditada en aquella declaración de julio de 1906, que fue él quien propició que Ferrer Guardia conociera a Odón de Buen, que en 1889 llegó a la capital del Sena para asistir al congreso internacional de la Liga Universal de Librepensamiento en representación de las sociedades españolas; ya que de haberlo mencionado podía salpicar al eminente catedrático barcelonés, uno de los mayores colaboradores de la casa editorial Escuela Moderna

Obra suya fue la ca00_Vendredi 21 décembre Conférence anti-cléricalesa editorial Librería Anticlerical, el periódico La Tronada, órgano de la Liga universal anticlerical de librepensadores y el Eco de la enseñanza laica, que representó a la Confederación española de escuelas laicas, y de cuyas publicaciones fue el alma un entusiasta republicano, nuestro querido amigo D. Bartolomé Gabarró, que aún gime en la emigración..” 8

Entrando en el plano de las hipótesis, podemos recrear la escena en que Ferrer, maestro de español y comerciante de vinos desde su llegada a París, fue a visitar la taberna recién abierta por Gabarró en la rue de Orleans en 1889, muy frecuentada por los círculos librepensadores de impronta socialista, radicalizando aquella conversación que iniciaron en el tren años atrás y comentando las vicisitudes de un exilio que preveían largo.

A veces, fatigados de tanta abstracción frecuentaban -Ferrer y Malato- reuniones de barrio, en las trastiendas de tabernas, en donde rebeldes iletrados predicaban a puerta vigilada el próximo advenimiento de la Social..”9

Aunque el pasaje anterior sea sólo fruto de nuestra imaginación, el caso es que los biógrafos de Ferrer Guardia afirman que comenzó a implicarse en cuestiones pedagógicas y adquirió predisposición revolucionaria; siendo una de sus primeras misiones viajar a Madrid a finales de 1890 para tratar de relanzar la propaganda en favor de la apertura de escuelas laicas, con el apoyo entre otros de Gabarró.

La Confed00_Comite Congreso LIbrepens 1892eración española de enseñanza laica, de que es iniciador y presidente D. Bartolomé Gabarró, presta su concurso á esta obra de la democracia social, así como también la Liga universal de librepensadores. El Sr. Ferrer se propone solicitar para su obra el concurso y la simpatía de los republicanos españoles, sin distinción de fracciones políticas”10

Sucesivos viajes a Madrid, entre ellos en octubre de 1892 para tomar parte en el Congreso Librepensador con la representación de grupos de París y de Cataluña, y sobre todo aquel encuentro anterior entre Ferrer y Gabarró en el tren, nos sugieren que pudo ser éste quien introdujo a Ferrer Guardia en su primera militancia laica, más allá de meras coincidencias en el exilio parisino.


NOTAS:

  • 1Las DOMINICALES del Librepensamiento 26-05-1905. Entró de novicio en 1863, abandonado sus funciones en 1868, cuando se puso del lado de los carlistas en la guerra civil, “Animó mucho á los voluntarios con sus gritos religiosos, celo y caridad el capellán del general, Bartolomé Gabarró..”, La Esperanza 01-08-1872. Desde 1876 viajó por diversos países de América y luego por Europa, suponiendo que regresó al final de la década a su pueblo natal, ya que se alude a un homónimo, apodado El Garseta, que ejercía de cajero de la junta del centro Apolo de Igualada a comienzos de 1882. Ver, LLORET: Poble Pitaràs: vivències d’un obrer igualadí del segle XIX.

  • 2El LUCENSE 17-09-1887. En nombre de la Confederación española de enseñanza laica, adscrita a la liga anticlerical, habló en el homenaje a Garibaldi en París en mayo de 1883. La Confederación constaba de ocho grupos y un grupo director, llamado Humanidad Libre, compuesto éste de 30 miembros y organizados en cuatro secciones; dirección, administración, propaganda y beneficencia. También dirigió El Progreso en Mataró, [1888] y El 1º de Mayo, órgano socialista-anarquista de La Unión [1891]. Se dice que colaboró en La Ilustración de la Mujer [Barcelona, 1883-84] y El Mensajero [Vilanova, 1886-88].

  • 3GABARRÓ: El Syllabus y el Estado. Barcelona, 1883. A comienzos de 1888 se había plantado en Roma, al frente de un ejército de Gabarrones -se dice que llevó 60 mil firmas al gobierno italiano- y afirmó que su red escolar la constituían 245 escuelas y 6 mil alumnos. Los contenidos genéricos de la obra que incluye al párrafo anterior, tendría su versión propia en la Casa Editorial Escuela Moderna, que traduciría y editaría en 1909 la obra del jurista y socialista francés Andre Mater, República francesa y Vaticanismo. Política religiosa en Francia.

  • 4El PROGRAMA 11-10-1931. Ferrer se había iniciado en la masonería en 1883 y también actuaba de correo clandestino para Ruiz Zorrilla entre Francia y Cataluña, ..“Fue en 1883 cuando debuté en la vida pública, y lo hice precisamente en esta región. Establecí lazos de amistad con Jean Bourras que se puso a disposición de los revolucionarios españoles para proclamar la República en España, y nuestro campo de operaciones era Perpignan, Port-Vendre, Banyuls, Cerbère y Port Bou”, Carta de Francisco Ferrer, citada en La Carlotte 19-11-1909. Bourras fue luego diputado socialista por Perpignan, y mantenía amistad con Ferrer en 1896.

  • 5SEMANARIO de Igualada 19-09-1886. Ferrer renunció al cargo de revisor en mayo de 1885, que algunos relacionan con el robo y muerte de un sacerdote en su tren tiempo atrás, según él mismo por su implicación en la intentona republicana de santa Coloma, abril 1884, y otros por su participación en una huelga ferroviaria. Ver, DELGADO-VILANOU: Masonería y educación en la Cataluña contemporánea. Universidad de Barcelona. pp. 158-161.

  • 6En la imagen caricatura del periódico alicantino El Hijo de la Viuda, 1885, dirigido por otro apostata José Pérez Martinón -Cantaclaro-. Ver, DOMMANGET: Los grandes socialistas y la educación. De Platón a Lenin. Editorial Fragua, Madrid, 1972, p. 385. También, MARÍN: Apunts per a una història de l’anarquisme a Granollers. Revista del Centre d’Estudis de Granollers, 17 (2013), pp. 111-156.

  • 7El GRADUADOR 13-09-1887. Se había unido con la modista Encarnación Pi, que colaboró en La Tronada y fue administradora llegado el caso, y acompañó a Gabarró en sus giras, que comenzó a hacer armado, “..encaró la carabina al juez y le dijo: Inscriba usted a mi hijo en el libro y copie la inscripción en esta libreta (las que poseen en Francia los padres de familia y en la que Gabarró tiene inscritos dos de sus hijos nacidos en la nación vecina). El juez atemorizado hizo la inscripción, la copió y la selló en la libreta. Gabarró se marcho y al llegar a la puerta de la calle fijo en ella el siguiente papel: Defiendo mi derecho con todas mis fuerzas. Atravesó después la anchusora plaza y las calles dirigiéndose a su casa, con el Remington al hombro, y una vez en ella dejó la carabina y se escapó”, El País 21-07-1888.

  • 8DÍAS y PÉREZ, NICOLAS: El País 17-11-1891. Gabarró, secretario y delegado de la Confederación Española de Enseñanza Laica y de la Liga Universal de Librepensadores, integró la comisión organizadora del congreso y presentó una amplia memoria sobre clericalismo en España. Según informaba la prensa francesa, en mayo de ese mismo año había formalizado la quiebra del taller de impresión que tenía montado en Cerbere, por lo que suponemos se instaló allí en los primeros meses de exilio. Ver, AVILES: Francisco Ferrer y Guardia: pedagogo, anarquista y mártir. Marcial Pons, Madrid, 2006, pp. 50 -52.

  • 9SOL FERRER: El anarquismo de Ferrer, Solidaridad Obrera 13-10-1955. Según Vinardell que era confidente policial, trabajó un tiempo para la editorial Garnier, pero fue despedido, ..“Garnier, le dio entrada en la redacción de su Gran diccionario enciclopédico, donde se estuvo codeando (¡qué ignominia!) al lado de una porción de dignísimos escritores—Toro, La Rosa, Prieto, Lapuya, Sawa, Romo-Jara, [..] Verdad es que el mamarracho ése estuvo pocos meses en aquella redacción.”, VINARDELL: La Lealtad 16-10-1897. También Ferrer colaboró con Garnier, que le editó en 1897 un libro de español, Traité d´Espagnol pratique. Gabarró pudo abrir la taberna gracias al apoyo de Ruiz Zorrilla, que también ayudó con el comercio de vinos de Ferrer, aunque a Gabarró parece que le fue mejor, ya que llegaron a publicarse 4 ediciones del Tratado de la fabricación de bebidas, traducido en 1890. También reeditó algunos de sus libros escolares. Ver Anexo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s